lunes, 26 de octubre de 2015

Eugenio y Lucía se reconocen

Eugenio (muy serio, al público, en otro plano).- Supe al instante que era del estilo de las Selvas Naranjas, de las descendientes de Lilit. Sabía que podía ser terrible y perfecta como un huracán que te levanta en vuelo y te arroja al mar; como el fondo antiguo de un lago; como una flor de nieve que tintinea en el aire y se derrite al contacto con las manos. A pesar de esta certeza avancé, acelerando a su encuentro, hasta que su sangre de hembra del bosque me traicionó con hermosa bondad.

Lucía (mira al público).- Soy una furia antigua. No hay lugar para mí en este mundo. Pensaba en mudarme a un bosque en Canadá o a una cueva en Groenlandia. Pero al final te invité a cenar. Perdoname.




jueves, 2 de abril de 2015

Confidencia y decisión

En un café.

- El problema es que soy un dios antiguo... y ya no encuentro cabida en este mundo. Estoy pensando seriamente en migrar a Groenlandia.

Ella no lo entiende.